CCOO propone bajar el precio de alimentos y energía del hogar



CCOO propone bajar el precio de alimentos y energía del hogar reduciendo el IVA de los productos de primera necesidad

• Con esta medida se inyectaría unos 4.000 millones de euros en los hogares, beneficiando a los parados sin prestaciones, las familias sin ingresos y a toda la población que sufre en mayor medida la crisis.


Como alternativa a la "electoralista" bajada de impuestos del PP que beneficia especialmente a las rentas más altas y excluye a las familias sin ingresos, CCOO propone la reducción del IVA en los productos de primera necesidad de los hogares (alimentos, electricidad, gas, etc.)
El Gobierno del Partido Popular está utilizando el argumento de reducir los impuestos para conseguir inyectar liquidez en la economía y que con ello se incremente el consumo y se adelante la recuperación económica.

Sin embargo, el Gobierno olvida explicar que su reforma no disminuirá los impuestos por igual y concentrará los beneficios fiscales en las rentas del capital mucho más que en las del trabajo.

Además, las medidas diseñadas por el PP sólo beneficiará a quien presenta declaración de la Renta y, en términos absolutos, la mayor cuantía de los beneficios fiscales se los llevarán las rentas más altas.

Ante esta propuesta, señala Carlos Bravo, secretario de protección social de CCOO “aún compartiendo el objetivo de inyectar liquidez en la economía, ésta ha de conseguirse de modo distinto al que ha propuesto el PP de modo que también se pueda beneficiar de la medida los parados sin prestaciones, las familias sin ingresos y en general toda la población que sufre en mayor medida la crisis”.

Para ello, CCOO defiende una forma alternativa de inyectar liquidez en las familias, utilizando la reducción del IVA en los productos de primera necesidad de los hogares (alimentos, electricidad, gas, etc.).

En concreto se propone una reordenación de los productos que tributan en los distintos niveles de tipos establecidos para este impuesto de modo que todos los alimentos y bebidas no alcohólicas lo hagan en el tipo superreducido del 4% (hoy lo hacen al 10%) y la energía en el hogar (electricidad, gas y calefacción) lo haga en el tipo reducido del 10% (hoy lo hace al 21%). Esta medida supondría inyectar 4.000 millones de euros en los bolsillos de todos los hogares del país, que irían mayoritariamente a consumo directo de bienes y servicios.

“Además”, señala Carlos Bravo, “esta reducción fiscal dirigida a reducir el gasto de los hogares, se compensa con creces con los mayores ingresos derivados de la reducción de medidas legales de elusión fiscal hoy existentes, con la ampliación del número de personas que deben contribuir y una actuación decidida de lucha contra el fraude fiscal”.

Comentarios

Entradas populares